1º de Mayo 2017 (la ocasión para una declaración)


Nota redazionale: un gruppo storico di nostri compagni iberici ha tradotto in spagnolo il volantino sul primo maggio.  

 

1º de Mayo 2017 (la ocasión para una declaración)

En la administración pública alguna vez en presencia de funcionarios incómodos de un cierto nivel, se aplica la política de promover para eliminar. De este modo se encomienda al pesado de turno una labor sustancialmente honorable, aunque nominalmente de prestigio. Decimos esto porque el 1º de Mayo se ha vuelto como aquel funcionario promovido y eliminado: de hecho, formalmente, en casi todas las naciones del mundo, el 1º de mayo de los trabajadores se celebra y se rememora, mientras en sustancia los trabajadores, esto es el sujeto de la fiesta, se ven disfrazados, digamos además los 365 días del año, desde el cadáver en descomposición del capitalismo. Un cadáver – que la sociedad capitalista – mantiene en vida gracias a la energía vital de la plusvalía del trabajo del proletariado, obligados a vender su fuerza de trabajo a cambio de un salario al borde de la supervivencia, mientras que el nivel actual de desarrollo de las fuerzas productivas (tecnología y trabajo asociado) permitirían, a millones de seres humanos, trabajar menos y vivir mejor.

La carrera hacia el aumento de la miseria nunca se detiene, es una fiel compañera de viaje del cadáver capitalista (que todavía camina). Como Marx recuerda, en muchas partes de su obra, los descubrimientos de la ciencia y la tecnología se transforman inexorablemente, como presas de una maldición, en nuevos medios de explotación y empobrecimiento del proletariado. Sin embargo, en la agenda de los gobiernos burgueses no hay un solo punto en orden al diseño de un nuevo ‘modelo’ socioeconómico, en vez de eso, están a la orden del día las guerras de rapiña imperialista, y en consecuencia la carrera al fortalecimiento de los aparatos militares –Industriales de los Estados. El Estado democrático, que se hizo pasar como una organización al servicio de todos los ciudadanos, es en realidad el estado de una clase social parasitaria: una clase que extrae su savia de un modo de producción que está arrastrando la historia humana hacia el abismo. En el loco contexto de la organización social capitalista, la amenaza permanente de enfrentamientos militares entre los actores nacionales-estatales, por el control de los procesos de producción de plusvalía, capital técnico, recursos energéticos y las rutas comerciales, bajo las falsas banderas ideológicas religiosas y nacionales ( o, más recientemente, para la exportación de la democracia), ejerce un efecto de terror y alarma a nivel de la psicología social.

Los contenciosos, entre los actores imperialistas, a la par de una forja social e ideológica que trabaja en un ciclo ininterrumpido, golpean continuamente fracciones del proletariado bajo banderas opuestas (nacionales y religiosas), en los cuales se segmenta la misma clase burguesa mundial. Los proletarios, cuando no mueren a causa de accidentes de trabajo o enfermedades derivadas de la contaminación de la producción industrial capitalista, encuentran la muerte en las diferentes “guerras locales” de las potencias burguesas (sea bajo el “vestido” de víctimas civiles, como de soldados).

Pasemos al deterioro medio de las condiciones de vida. Si hablamos del deterioro normativo y económico de las últimas décadas en Italia, es porque en realidad se trata de tendencias en todo el mundo.

Resumimos algunas de estas tendencias: aumento de la edad de jubilación, trabajo precario, desempleo en masa, reducción significativa del poder adquisitivo de los salarios, poderes discrecionales de las direcciones empresariales (públicas o privadas), la libertad (de hecho) de despido, control y represión cada vez más común en el conflicto de clase. Mientras el control social (de conflicto de clase) se obtiene con la permisividad de los modelos culturales burgueses (que se afirman como mentalidad y comportamiento de masas), la represión es básicamente una cuestión de la violencia (potencial o actual), prerrogativa específica de los aparatos estatales de la burguesía.

Por lo tanto ¿Qué balance podemos esbozar, para el conflicto contemporáneo social de clase (entre capital y trabajo)?

Un balance negativo, sin duda, desde el punto de vista del futuro de la especie humana que nunca ha estado tan amenazada y degradada por un sistema socio-económico anti histórico, recurrentemente a expuesta a crisis económicas causadas por los excedentes de capital constante y variable, y por tanto sometida en consecuencia a la proliferación de guerras funcionales en busca del ciclo de valorización del capital (a través de la destrucción de los medios de producción y el excedente exceso de la fuerza-trabajo).

El proletariado, sin embargo, es el único sujeto social que puede poner fin a la pesadilla que el capitalismo sigue difundiendo sobre la humanidad, con tal de que lleve a cabo un ciclo de acciones de lucha de masas, para la defensa de los intereses propios inmediatos y adecuado para fortalecer y unificar una entidad política comunista (actualmente débil sobre un plano-formal-organizativo).

Sinistra comunista internazionale. Schio (VI). Via Cristoforo n.49

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...