La rabia «negra» ha sacudido los pilares podridos de la «civilización» burguesa y democrática

Publicamos el siguiente artículo (apareció en 1965, The Communist Program n.15) con una breve introducción.

El levantamiento generalizado de la población negra en los Estados Unidos tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis el 25 de mayo no es una protesta antirracista. Este último asesinato fue la gota que colmó el pozo del profundo malestar social que atraviesa el proletariado negro en los Estados Unidos.La pandemia de Covid-19 reclamó el doble de víctimas que entre la población blanca, el desempleo ha alcanzado un número considerable y afecta a los negros e hispanos en mayor medida.La ira negra asusta a la burguesía, pero se ven obligados a medir la violencia en la represión: la guardia nacional sale al campo para aislar la casa blanca pero aún no interviene directamente contra los manifestantes.(A proposito de la revuelta negra californiana de Watts)

 

Una vez pasado el aguacero de la «revuelta negra» en California, antes de
que el conformismo internacional enterrara el acontecimiento bajo el
«abrazo» de un grueso manto de silencio; cuando la burguesía «ilustrada»
todavía buscaba ansiosamente descubrir las «misteriosas» causas que habían
obstaculizado el funcionamiento «regular y pacífico» del mecanismo
democrático en ese país, algunos observadores de ambos lados del Atlántico
se consolaron recordando que, después de todo, las explosiones de
violencia colectiva por parte de «gente de color» no son nada nuevo en
América y que, por ejemplo, una explosión tan grave tuvo lugar en Detroit
en 1943, sin ningún tipo de seguimiento. Pero algo profundamente nuevo ocurrió en este ardiente episodio de rabia,
no de naturaleza vagamente popular sino proletaria, que fue seguido no con
fría objetividad sino con pasión y esperanza. Y esto es lo que nos hace
decir: la revuelta negra ha sido aplastada: ¡viva la revuelta negra! La novedad – para la historia de las luchas por la emancipación de los
asalariados y subasalariados negros, y no para la historia de las luchas
de clase en general – es la casi perfecta coincidencia entre la pomposa y
retórica promulgación presidencial de los derechos políticos y civiles, y
el estallido de una furia subversiva anónima, colectiva e «incivil» por
parte de los «beneficiarios» del gesto «magnánimo»; entre el enésimo
intento de atraer al esclavo torturado con una zanahoria miserable que no
cuesta nada, y el inmediato e instintivo rechazo del esclavo a dejarse
vendar los ojos y a doblar de nuevo la espalda. Rudamente, educados por nadie – ni por sus líderes que son más gandhianos
que el mismo Gandhi; ni por el «comunismo» al estilo de la URSS que, como
L’Unità (2) se apresuró a recordarnos, repele y condena la violencia –
pero educados por la dura lección de los hechos de la vida social, los
negros de California han gritado al mundo, sin tener la conciencia teórica
de ello, sin necesidad de expresarlo en un lenguaje elaborado, pero
proclamando en el calor del momento, la simple y terrible verdad de que la
igualdad jurídica y política no es nada mientras persista la desigualdad
económica; y que no es posible ponerle fin mediante leyes, decretos,
sermones u homilías, sino sólo derribando por la fuerza los cimientos de
una sociedad dividida en clases. Es este abrupto desgarro del velo de las
ficciones legales y de las hipocresías democráticas lo que ha
desconcertado y sólo podría desconcertar a la burguesía; es esto lo que ha
entusiasmado a los marxistas; es esto lo que debe hacer pensar a los
proletarios, dormidos en los falsos forros de las metrópolis de un
capitalismo nacido históricamente bajo una piel blanca.
…………………………………………… Cuando el Norteamericano, ya en el camino hacia el capitalismo pleno, lanzó
una cruzada por la abolición de la esclavitud en el Sur, lo hizo no por
razones humanitarias, ni por respeto a los principios eternos de 1789,
sino porque era necesario desarraigar una economía patriarcal
pre-capitalista y «liberar» su fuerza de trabajo para que se convirtiera
en un recurso gigantesco para el monstruo capitalista codicioso. Ya antes
de la Guerra Civil, el Norte alentó la huida de los esclavos de las
plantaciones del Sur, demasiado atraído por una mano de obra que se habría
ofrecido a bajo precio en el mercado laboral y que, además de esta ventaja
directa, le habría permitido comprimir el salario de la mano de obra ya
pagada, o al menos no dejar que aumentara. Durante y después de esta
guerra el proceso se aceleró rápidamente y se generalizó. Era un paso históricamente necesario para liberarse de las limitaciones de
una economía ultrarígida; y el marxismo lo acogió con agrado, pero no
porque no supiera que «liberada» en el Sur, la mano de obra negra
encontraría en el Norte un mecanismo de explotación ya preparado, y en
algunos aspectos aún más feroz. En palabras de El Capital, el «Negro
valiente» sería libre de llevar su piel en el mercado de trabajo y
broncearla: libre de las cadenas de la esclavitud sureña, pero también
libre del escudo protector de una economía y una sociedad basadas en las
relaciones personales y humanas, en lugar de las relaciones impersonales e
inhumanas; libre, es decir, solo, desnudo y desarmado. Y en realidad el esclavo escapado en el Norte se dio cuenta de que no era
menos inferior que antes; porque se le pagaba menos; porque se le privaba
de las calificaciones profesionales; porque aislado en nuevos guetos como
un soldado en un ejército de reserva industrial y como una amenaza
potencial para desintegrar el tejido global del régimen de propiedad
privada; porque discriminado y segregado como alguien que no debe sentirse
como un ser humano sino como una bestia de carga, y como tal se vendió al
primer postor sin pedir nada más ni mejor. Hoy, un siglo después de su llamada «emancipación», se le concede la
«plenitud» de los derechos civiles en el mismo acto en que su ingreso
promedio es enormemente inferior al de su conciudadano blanco: Su salario
es la mitad del de su hermano de piel blanca, la paga de su novia es un
tercio de la de su hermano; en el mismo acto en que las metrópolis de
negocios doradas lo confinan a terribles guetos de miseria, enfermedad,
inseguridad, aislándolo detrás de invisibles muros de prejuicios, hábitos
y reglamentos policiales; en el mismo acto en que el desempleo, que la
hipocresía burguesa llama «tecnológico» (diciendo que es una «fatalidad»,
el precio que hay que pagar para avanzar en el camino del progreso, y no
por culpa de la sociedad actual), encuentra sus víctimas más numerosas
entre sus hermanos de raza, porque pertenecen a los simples obreros o
subproletarios dedicados a los trabajos más difíciles y viles; en el mismo
acto en que, como en el campo de batalla junto a sus hermanos blancos
cuando es tratado como carne de cañón, se ve profundamente transformado en
un ser desigual frente al policía, al juez, al fiscal, al jefe de la
fábrica, al burócrata del sindicato, al dueño de su barrio Y es también innegable -y es incomprensible para los pedantes- que su
revuelta estalló en California, donde el salario medio de los negros es
más alto que en el Este; pero es precisamente en esta región de auge
capitalista y del llamado «bienestar» donde la disparidad de los salarios
es mayor; es precisamente allí donde el gueto, ya cerrado a lo largo de la
costa atlántica, se está cerrando rápidamente en presencia del obsceno
despliegue de lujo, de despilfarro, de buena vida de la clase dominante
-¡que es blanca! Es contra esta hipocresía de un igualitarismo jesuita inscrito en la ley,
pero negado en la realidad de una sociedad excavada por profundas
trincheras de clase, que la rabia negra ha estallado; de la misma manera
que la ira de los proletarios blancos vertiginosamente atraídos y
hacinados en los nuevos centros industriales del capitalismo avanzado,
hacinados en las chabolas, en los guetos monótonos, en los tugurios de la
sociedad burguesa muy cristiana donde son «libres» de vender su fuerza de
trabajo. … para no morir de hambre; de la misma manera que la santa furia
de las clases dominadas explotará siempre y, por si fuera poco, ¡es
despreciada y calumniada! «Rebelión premeditada» contra “el respeto de la ley, los derechos del
prójimo y el mantenimiento del orden» exclamó el Cardenal de nuestra Santa
Madre Iglesia, Mc Intyre, como si el nuevo esclavo -sin cadenas hasta los
pies- tuviera un motivo para respetar una ley que lo quiebra boca abajo y
lo mantiene de rodillas. O que, como «vecino» de los Blancos, nunca se
encontró con «derechos», o que pudo ver en esta sociedad basada en la
triple mentira de la libertad, la igualdad, la fraternidad, algo más que
el desorden elevado al nivel de un principio. «Los derechos no se conquistan con la violencia», gritó Johnson (2). Una
mentira. Los negros recuerdan, aunque sólo sea por haberlo oído decir, que
los blancos tuvieron que librar una larga guerra para conquistar los
derechos que les negaba la metrópoli inglesa; saben que los negros y los
blancos, temporalmente unidos, tuvieron que librar una guerra aún más
larga para obtener la apariencia de una «emancipación» aún impalpable y
lejana; ven y sienten cada día la retórica chovinista que exalta el
exterminio de los pieles rojas, la marcha de los «padres fundadores» hacia
nuevas tierras y «derechos» y la dura brutalidad de los pioneros de
Occidente, «redimidos» de la civilización por la Biblia y el alcohol. ¿Qué
es todo esto si no es violencia? Los negros han comprendido que no hay ningún problema en la historia
americana, como en la de todos los países, que no se haya resuelto por la
fuerza; que no hay ningún derecho que no sea el resultado de
enfrentamientos, a veces sangrientos, siempre violentos, entre las fuerzas
del pasado y las del futuro. Cien años de pacífica espera de magnánimas concesiones de los blancos les
ha traído poco, excepto lo poco que el ocasional arrebato de rabia ha
podido arrancar de la miserable y cobarde mano del jefe. ¿Y cómo respondió
el Gobernador Brown, defensor de los derechos que los blancos sintieron
amenazados por la «revuelta», si no por la violencia democrática de
ametralladoras, porras, tanques y el estado de sitio? ¿Y qué es eso, si no la experiencia de las clases oprimidas bajo todos los
cielos, sin importar el color de su piel y su origen «racial»? El hombre
negro, ya sea un proletario puro o un subproletario, que gritó en Los
Ángeles: «nuestra guerra está aquí, no en Vietnam», no expresó otra idea
que la de los hombres que «asaltaron los cielos» durante la Comuna de
París y la Comuna de Petrogrado, sepultureros de los mitos del orden, del
interés nacional, de las guerras civilizatorias y heraldos de una
civilización que es finalmente humana.                                                                ………………………………… Los burgueses no deben consolarse pensando: son episodios lejanos que no
nos conciernen, no hay cuestión racial en nuestro país. La cuestión racial
es hoy, de una manera cada vez más obvia, una cuestión social. Que los desempleados y semidesempleados del lacerado Sur italiano ya no
encuentren la válvula de seguridad de la emigración, hace imposible que
huyan para ser explotados más allá de las fronteras sagradas de la patria
(y para ser masacrados en desastres debido no al destino, a los caprichos
inesperados de la atmósfera, o, nunca se sabe, al mal de ojo, sino a la
sed de lucro del Capital). Los Estados Unidos han sido un frenético
buscador de ahorros en los costes de equipo, transporte, dispositivos de
seguridad, y tal vez futuras ganancias en la reconstrucción después de
desastres inevitables y cualquier cosa menos impredecibles (incluso cuando
se los deplora hipócritamente); que las barriadas de nuestras ciudades
industriales y capitales morales (!!) estén llenas, más que hoy, de parias
sin trabajo, sin pan, sin reservas, y tendréis un «racismo» italiano,
visible, además, hoy en día en las recriminaciones de los habitantes del
Norte contra los “bárbaros» e «incultos» terroni (forma despectiva de
referirse a los originarios del sur de Italia que habitan en el norte.
NdT). Es la estructura social en la que estamos llamados a vivir hoy lo que da
lugar a tal infamia; es bajo sus escombros que desaparecerá. Esto es lo que la «revuelta negra» de California – ni lejana ni exótica,
sino presente entre nosotros; inmadura y derrotada, pero precursora de la
victoria – recuerda a los que, drogados con opio democrático y reformista
y sin memoria, se han dormido en el sueño ilusorio del bienestar.

 

Da Il Programma comunista n. 15, 10 settembre 1965

 

 

 

 

 

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...